Devocional

COLEGIO DE LOS ÁNGELES

VIERNES 19-06-2020

  • Invocación
  • Invitatorio

ORAMOS: Bendito Padre te damos gracias porque en tu misericordia nos has traído hasta este día en que terminamos el primer semestre de nuestro estudio y trabajo. Te pedimos que nos asistas con tu Santo Espíritu para el estudio de esta mañana. Amén.

– Lea los 4 primeros versículos del SALMO 23: 1 – 4. “… ME GUIARÁ POR SENDAS DE JUSTICIA POR AMOR DE SU NOMBRE.” LA JUSTICIA DE DIOS EN SU SANTA LEY.

HEMOS REPASADO CON DETENIMIENTO LOS MANDAMIENTOS, AHORA ESTUDIAREMOS LA CONCLUSIÓN – EL CATECISMO LA ENSEÑA ASÍ ¿Qué dice Dios acerca de todos estos mandamientos? Él dice: “Yo soy Jehová tu Dios, un Dios celoso que visito la maldad de los padres sobre los hijos hasta la tercera y cuarta generación de los que me aborrecen, y hago misericordia a millares, a los que me aman y guardan mis mandamientos. ¿Qué significa esto? Dios amenaza con castigar a todos los que quebrantan sus mandamientos; por lo tanto, debemos temer su ira y no desobedecer lo que él ordena. En cambio, él promete su gracia y todo género de bendiciones a quienes los cumplen, por lo tanto, debemos amarlo y confiar en él y obedecer de buena voluntad sus mandamientos. (Catecismo Menor del Dr. Martín Lutero Pág 119)

Dios quiere que todas sus criaturas guarden y obedezcan sus mandamientos Mateo 5:48 “Sed, pues, vosotros perfectos, como vuestro Padre que está en los cielos es perfecto.”  Dios creó al hombre santo y perfecto, pero el hombre cuando pecó dañó su naturaleza, por lo tanto, es nuestro deber luchar con nosotros mismos, procurando la santidad que nos identifique con Dios Todopoderoso que nos creó a su imagen y semejanza. Dios llama a toda transgresión en contra de sus mandamientos PECADO. La palabra pecado se interpreta de las siguientes formas: NO DAR EN EL BLANCO, es decir no acertar en algún aspecto de nuestra vida, cuando sabemos lo que Dios quiere de nosotros. También significa TRASPASAR O CRUZAR LA LÍNEA PROHIBIDA, cada falta contra la ley de Dios es como traspasar el límite que Dios nos ha marcado y que nos expone a la muerte. No solo a la muerte física, sino particularmente a la muerte espiritual que es la condenación eterna. También significa NO MEDIR CON EQUIDAD. Dios nos ha dado una mente racional, que distingue perfectamente entre lo bueno y lo malo, luego no se entiende cómo podemos decidir lo que nos daña, lo que nos lleva a la muerte, 1ª Juan 3:4 dice: “Todo aquel que comete pecado, infringe también la ley; pues el pecado es infracción de la ley.”

Dios puede castigar nuestros pecados con enfermedades y tribulaciones; también con la muerte temporal y la muerte eterna. Ezequiel 18:4 dice “El alma que peque esa morirá”, Romanos 6:23 dice “La paga del pecado es la muerte”

Dios cuando amenaza, quiere que sus criaturas entiendan que Él es un Dios celoso, que en su sabiduría y conocimiento es justo al castigar en vista de que nuestra naturaleza pecaminosa se opone a su voluntad y se inclina siempre al mal. Estos pensamientos deben conducirnos a respetar con toda reverencia la voluntad de Dios que son sus mandamientos. Dios en su justicia, también promete su gracia y muchísimas bendiciones a los que le aman y guardan sus mandamientos. Realmente lo que debe llevarnos a cumplir las ordenanzas de Dios es el AMOR, porque si reconocemos todas las bondades de Dios, habrá AMOR (AGAPE) en nosotros y lucharemos diariamente y a cada momento por satisfacer la Santa Voluntad de Dios. El amor a Dios, por gratitud, por respeto a su gloria y su poder debe conducir nuestro ser a confiar plenamente en él, en su misericordia y en todas sus benditas promesas que nos ha dado en su santa palabra.

Sin embargo, a pesar de todo lo que Dios nos da y nos promete, a pesar de conocer su santa voluntad, siempre debemos reconocer que nuestra naturaleza permanece pecaminosa y a cada instante debemos confesar nuestros pecados. Dios sabe esta condición que hay en sus criaturas y por eso misericordiosamente envió a su Hijo Jesucristo, para que cumpliera todos los mandamientos en nuestro lugar y que en su cuerpo fuera castigado el precio de cada uno de ellos; por eso cuando confesamos nuestros pecados, Jesús intercede por nosotros ante el Padre y en su amor, mira el pago que hizo Jesús y con amor nos perdona. Este proceso debe repetirse muchas veces diariamente, buscando siempre la perfección durante toda nuestra vida. Este es un compromiso moral, espiritual y de conciencia delante de nuestro Dios, quien siempre nos está mirando. No nos demoremos en reconocer nuestros malos pensamientos, nuestros deseos impuros, nuestras palabras ofensivas, nuestros actos perversos y malos. Recordemos que Dios, perdona todo pecado, que se satisface al escuchar nuestra sincera confesión, al ver nuestra vergüenza por ofenderlo y se complace en darnos su perdón y su amor.

OREMOS.- Bendito Padre, te damos gracias porque nos has permitido estudiar tu Santa Ley, los 10 mandamientos, te pedimos Señor que los graves en nuestro corazón y en nuestra mente, que sean nuestra guía, nuestro espejo y nuestro freno, para agradarte y servirte aquí en la tierra. De la misma manera te damos gracias porque nos has protegido con tu gracia durante este primer semestre y con tu mano poderosa, amparados por tu poder hasta aquí nos has traído. Recibe nuestra gratitud y nuestra oración, por todas tus bondades, por tu cuidado paternal, porque nos has librado de la COVID19, a nosotros y a nuestros amados. Socórrenos con tu protección durante las vacaciones y bendícenos con tu Santa presencia entre nosotros. A ti encomendamos a nuestros directivos, profesores y todos los que conforman nuestra comunidad. A tu divina voluntad paternal encomendamos nuestros cuerpos y nuestras almas, para que nos vuelvas a reunir en nuestro colegio. Te lo pedimos en el bendito nombre de nuestro Señor y Salvador Cristo Jesús. Amén.

Deja una respuesta